La importancia de aprender, desaprender, reaprender, desaprender…

“Uno de los factores más importantes en los procesos de intervención psicológica/educativa es la habilidad de desaprender.” Esta afirmación puede sonar algo extraña, pero es exactamente lo que queremos decir, no nos hemos confundido.

Desaprender 4

El desaprendizaje y el reaprendizaje resultan imprescindibles para posibilitar el efectivo cuestionamiento de nuestras realidades y la construcción de nuevos esquemas perceptivo-reactivos. Los aprendizajes resultantes de esta dinámica, continuamente actualizados, favorecerán una mejor adaptación a las circunstancias externas, sin desconectarnos de nuestros propios valores e identidad.

En el cambiante mundo actual, ser capaz de mantener siempre activa la secuencia de cuestionamiento/desaprendizaje y construcción/reaprendizaje es una habilidad imprescindible para nuestra adecuada adaptación al medio. Y, por supuesto, para llegar a transformar tanto nuestro mundo exterior como nuestro mundo interior.

El desaprendizaje tiene que ver con el examen crítico de la construcción del sentido de la realidad y, por lo tanto, se puede aplicar a cualquier campo profesional o personal. Está relacionado con la noción de “deconstrucción” del filósofo Jaques Derrida. Según la RAE, deconstruir consiste en deshacer analíticamente los elementos que constituyen una estructura conceptual. La deconstrucción no es lo mismo que la destrucción, la primera tiene un sentido más reflexivo, la segunda suele ser más visceral. Por eso, no se trata de destruir los viejos marcos conceptuales sin aprender de ellos, sino en analizar y cuestionar profundamente los aspectos que formaban el andamiaje de “lo viejo”, sin renunciar a integrar parte de ellos en la construcción de “lo nuevo”. Estamos hablando de un proceso recursivo que no es lineal, sino que se presenta en forma de espiral infinita.

En el ámbito de las artes y de las ciencias, en los diferentes campos profesionales (técnico, sanitario, pedagógico, terapéutico…), el desaprendizaje debería servir para evitar el anquilosamiento disciplinar, para cuestionarse continuamente lo “evidente”, para aceptar las limitaciones de nuestras formas de pensar, para navegar sobre las incertidumbres y contradicciones derivadas de los paradigmas dominantes en cada época…En definitiva, para evolucionar de forma constructiva.

Mafalda desaprendizaje

Hemos seleccionado un texto del Blog Justifica tu respuesta, del profesor Santiago Moll, porque nos parece que aporta mucha luz sobre esta cuestión desde una perspectiva pedagógica. El proceso de desaprendizaje aplicado a la práctica de la educación:

El día que decidí 25 formas de desaprender para seguir aprendiendo

“Desaprender para aprender. Desaprender para crear. Desaprender para innovar. Desaprender para ser feliz. Así de fácil. Así de difícil. En el artículo de hoy te quiero explicar qué supuso para mí tomar la decisión de desaprender. Una decisión que ha transformado la forma que tengo de entender la educación y, por qué no decirlo, de entender el mundo. Seguramente, de lo que se trataba no era de buscar respuestas, sino de hacerme a mí mismo las mejores preguntas. De ahí que te explique algunos de mis desaprendizajes para que veas cómo se puede aprender desaprendiendo. ¿Aceptas el reto?”

“Desaprender no es lo contrario de aprender. Desaprender consiste en ir mucho más allá, consiste en replantearte lo que hasta este momento se ha considerado inmutable. Supone romper muchos esquemas que tienes tan asumidos que ni siquiera te replanteas cuestionar. Es por ello que quiero demostrarte en qué ha consistido, en que está consistiendo mi desaprendizaje.

25 formas de seguir desaprendiendo

En la era del conocimiento ya no es suficiente con aprender a aprender. Se hace imprescindible desaprender para dar cabida a nuevos procesos mentales, a nuevas destrezas, a nuevos retos. Sólo desaprendiendo serás capaz de ver la forma que tienes de enseñar desde otra perspectiva, una perspectiva alejada de prejuicios y viejos clichés.”

Fuente original: http://justificaturespuesta.com/el-dia-que-decidi-desaprender-para-poder-seguir-aprendiendo/#more-5472

Nos parece imprescindible que, desde los centros educativos, se promueva el desarrollo de esta habilidad de forma explícita y eficaz. Así como dar cada vez más peso a la educación emocional sobre otras habilidades como la memorización, la repetición, la obediencia o la sumisión. El desaprendizaje será una de los factores clave en las escuelas del futuro. De hecho, en nuestra opinión, debería serlo ya en la actualidad. La siguiente idea original del psicólogo Herbert Gerjuoy, citada por el visionario escritor Alvin Toffler (1928-2016) en su obra El shock del futuro (1970), expresa una realidad que debería, como mínimo, hacernos reflexionar:

cultura-2-010

Poner en práctica este proceso de desaprendizaje y reaprendizaje requiere de una gran fuerza de voluntad y de una inteligencia emocional suficientemente desarrollada. No resulta nada fácil cuestionar nuestro particular sentido de la realidad y, llegado el caso, cambiar nuestros propios esquemas. En todo caso, os animamos a integrar en vuestras vidas este proceso generador de desarrollo sostenible y bienestar sostenido: aprender a desaprender – reaprender – desaprender -reaprender…

Queremos concluir esta entrada acerca del desaprendizaje con una cita del poeta Charles Bukowski:

7448-frase-estamos-aqui-para-desaprender-las-ensenanzas-de-la-iglesia-el-estado-y-nuestrocharles-bukowski

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s